Alan vuelve .... a Francia

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Superintendencia de Transporte - El nuevo engaña-muchachos del gobierno

Se dice que el hombre es el único ser que tropieza dos veces con la misma piedra : Ejemplo de ello es la presencia de nuestro actual gobernante que, habiendo ejercido uno de los mandatos más nefastos que recuerde la historia republicana, lo tenemos otra vez encaramado, a el y a sus amigotes, impertérrito y sin el menor rubor, hablando grandilocuencias de plazuela barata, a pesar que todos, hasta el más humilde de los habitantes del pais, nos damos cuenta que una cosa es el discurso y otra la realidad.

La realidad nos ilustra sabiamente que los gobiernos, por intermedio de sus gobernantes, también comenten los mismo errores en forma reiterativa, como si cada dia que saliera el sol fuera una nueva experiencia en todo. Como si no existiera la memoria que nos recuerde los yerros y nos evite volverlos a cometer. Son como virgenes sempiternas listas para el amancebamiento por primera vez todos y cada uno de los dias, en la seguridad que al salir el alba nuevamente serán núbiles y estarán prestas a repetir la misma experiencia por toda la eternidad.

Un ejemplo vívido es el que viene deplegando tozudamente el actual gobierno al creer, por enésima vez, que los problemas del país se solucionan con medidas parciales. La consigna parece reducirse a crear una institución u organismo cada vez que un sector entra en crisis o la presión popular no puede ser controlada con las mismas mentiras de siempre.

No están muy lejanos los casos como : a) El Acuerdo Nacional; b) Sierra exportadora; c) Oficina anticorrupción; d) FORSUR y muchisimos otros cuyos resultados son cuando menos discutibles y sólo conocidos por sus directivos y una que otra vivandera que ofrecia los cigarrillos al pie del local del organismo.

La vieja receta de nombrar un "ZAR" de algo (de lo que sea, con tal de bajar la presión popular) según el problema que se presente no ha funcionado ni funcionará. La política de usar viejos remedios para nuevos males no dará frutos a despecho de la publicidad y de la grandilocuencia de los discursos inaugurales y las promesas mil veces prometidas. Y no darán resultados por que carecen de sustento, no se basan en el análisis exhaustivo de la realidad concreta, sino parecen el corolario del aprovechamiento de una oportunidad para crear algunos puestazos donde colocar militantes y amigotes y contentar así las ansias partidarias por el ejercicio del poder.

Toca la oportunidad esta vez, para dar a conocer "en sociedad" el nuevo engendro : La Superintendencia de Transporte", organismo cuya aprobación forma parte de : "de las 20 medidas para atacar el problema de la accidentalidad en el país, que fue presentado la semana pasada por la titular del MTC, Verónica Zavala, ante el Congreso de la República." (??).

Con el perdón de los lectores, me parece un exceso de caradurismo (perdon una vez más por el neologísmo) que la responsable (o irresponsable sería un calificativo más acorde con los merecimientos de la titular del sector) tenga el cuajo o tupé para recomendar o sugerir "medidas" que ella, dentro de las atribuciones del MTC, no pudo jamas ponerlas en práctica, lo que revelaría su interés en reducir las funciones que constituyen riesgo politico para su sector. Para esto si parece tener mucha habilidad.

No puedo entender como esta Ministra que ha FRACAZADO en todos los idiomas en el tema del transporte, pueda pretender convertirse en alguien con la credibilidad y la capacidad suficiente para proponer medidas dentro de un sector que ella misma maneja (?). Es como que confiáramos el sector transporte a los directivos de Soyuz o de Transporte CIVA o de las muchisimas empresas que causan los accidentes en nuestras carreteras. Sencillamente no pueden proponer nada, o por que tienen intereses creados o por que carecen de idoneidad en el tema.

Las preguntas son harto previsibles :
¿Cuánto tiempo durará la mentada Superintedencia de Transportes?
¿Quiénes serán los afortunados que se harán cargo de las "deliciosas" gerencias y sus aun más deliciosos sueldos?
¿Estarán a cargo de personas independientes (ajenas a los intereses de los grupos de transporte) o estarán integradas por las empresas con mayores indices de siniestralidad?
¿Será realmente independiente?
¿Cuánto dinero se gastará inutilmente en este desaguisado?
¿El MTC renuncia a sus funciones en materia de transportes?. O es que sólo desea quitarse la papa caliente que supone regular el transporte?

... siguen preguntas... (y firmas solicitando la renuncia de la Ministra)

MANGA DE SINVERGUENZAS !!!

QUE SE VAYAN TODOS !!!
QUE SE VAYAN YA !!!

1 comentario:

Ewing Jesús dijo...

Realmente me encuentro feliz de saber que has vuelto con tus acertados comentarios, a la blogsfera. Un abrazo desde Barcelona - España.
Ewing Jesús